viernes

Un ángel.





No creo en ángeles, o mejor dicho no creía, hoy son demasiadas incertidumbres que me rondan y a pesar de lo vivido, aún lo dudo.
Mi adolescencia, años absurdos en la búsqueda de la felicidad, pero en el camino equivocado, perdido en noches de alcohol y malandras de toda clase,  entre vasos de vino y mesas de póker.
Aquello ha quedado lejos, he perdido algunas malas costumbres, otras siguen fieles a mi lado.
Cuando me siento inspirado suelo pintar, plasmar en la tela mis estados de ánimo o algún paisaje que me deslumbre, que no suelen ser muchos.
Vivo con el dinero justo o faltante y cuando algún fin de semana  logro vender alguno de mis cuadros, festejo con mis amigos, mi maestro dice que soy buen pintor, lástima que sea tan vago.

Hace unos meses regresaba de madrugada, el vino era parte de mi sangre y no logaba mantenerme en pie, al llegar al edificio en que vivo, me sorprendió un bulto sobre la vereda; se movía. Me acerqué, era un niño. Lloraba muy suave, se oía como un gemido. Pensé llevarlo hasta un hospital, pero mi cabeza no lograba razonar dónde encontraría uno, ni como llegar. Le pregunté que le había pasado:
—He caído desde muy alto, me duele la espalda.
Mis pensamientos parecieron aclararse.
—Te llevó a un hospital, pibe.
—No por favor —dijo— lléveme a tu casa alguien me va a venir a buscar.
Sin analizar lo que hacía, lo cargué, entramos y subimos al ascensor. Era tan liviano, que en mi embriaguez imaginé que estaba relleno de nubes.
Tenía sangre en la espalda, lo curé y vendé sus heridas. Lo acosté en el sillón del living, lo cubrí con una manta, él se acomodó y en un suspiro se durmió.
—No te duermas,  necesito el número de teléfono de tu familia….
Fue inútil, ya estaba en el mejor de los sueños, me dio pena despertarlo, creí que lo mejor era dejarlo descansar, mis ojos se cerraban, yo también estaba agotado de cansancio y alcohol,  solo pensaba en una cama blanda y tranquila.

Desperté por la tarde y con un fuerte dolor de cabeza, había olvidado al pequeño y al cruzar el living y ver el sillón y la manta, recordé.
Lo busqué en las habitaciones, en cada rincón del departamento; el chico no estaba. Sobre la mesa de la cocina y en la parte de atrás de una cuenta del supermercado, había escrito: “Me vinieron a buscar, gracias. Te dejo un clavel de regalo, es especial.
Ángel.”
¿Quién lo había venido a buscar?
El departamento estaba cerrado, sólo la ventana del living estaba abierta de par en par, pero estábamos en un séptimo piso.
Algunos amigos dicen que fue una visión de mi borrachera, otros que fue un ángel… yo no sé, pero han pasado muchos meses y el clavel especial, sigue fresco como aquel día.





Malandra; delincuente, maleante.

20 comentarios:

Elda dijo...

Que historia más entrañable y dulce. Me ha dejado un sabor muy hermoso que he disfruto.
Me encantó Mariarosa.
Felicitaciones y un abrazo.

Susana A dijo...

Bonita historia. Un beso.

Margarita HP dijo...

Qué bonito María Rosa. Me ha encantado, como cada cosa que escribes. Haces unos símiles que me encantan, y desde luego, esta historia está plagada de ellos. Lo del clavel sin marchitar me ha puesto los vellos de punta. En serio, me ha encantado. Adoro leerte. Muchos besos :D

Antorelo dijo...

Hermosa historia, María Rosa. Un auténtico placer leerla.
Un abrazo

Sara O. Durán dijo...

Esperemos que haya inspirado al protagonista a una vida diferente. me encantó.
Un abrazo cálido.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Quedó el clavel como constancia. UN abrazo. Carlos

Mirella S. dijo...

Que ese clavel siempre fresco sea un recordatorio de la presencia angelical.
Después del buen gesto de atenderlo, quizás ya no necesite del vino para seguir adelante.
Un relato muy tierno, Mariarosa.
Besos.

Franziska dijo...

¡QQué cuento tan bello! Seguro que era un ángel ¿quién no cree en los ángeles? Yo sí, me parece un relato maravilloso. Te felicito. Un abrazo. Franziska

AdolfO ReltiH dijo...

ESTABA TAN PEGADO DE TUS LETRAS QUE NO SUPE A QUE HORAS LLEGUÉ AL FINAL DE TU HERMOSA HISTORIA(CÓMO UN BUEN PARTIDO DE FÚTBOL).
ABRAZOS

Bertha dijo...

Que relato más bonito, me ha encantado leerte como siempre que paso por tu rinconcito.

Feliz domingo MªRosa.

Ernesto. dijo...

¿Ángeles..., quién no se ha encontrado alguno en su deambular por el mundo? :))))

Los hay de todas clases, bueno, mejor son todos iguales y es solo quien los percibe que los distingue de una u otra manera. Y sí, casi siempre nos acompañan en momentos dramáticos de nuestras vidas... ¿Quién se acordaría de ellos en momentos felices? ¡Casi nadie!

Abrazos Mariarosa... Bonito relato!

Mari-Pi-R dijo...

Fue el ángel que lo visitó para darle un aviso de su situación.
Bonita historia.
Que tengas un feliz domingo.

José A. García dijo...

Algunas veces mejor no pensar demasiado y dejar que todo fluya.

Saludos,

J.

Lujan Fraix dijo...

Qué hermosa historia, muy dulce y tierna.
Algunos dicen que los ángeles son personas que aparecen en el momento justo de la vida cuando los necesitas. Tú no los llamas y ellos, inexplicablemente, aparecen... Puede ser cualquier persona: amigo, familiar... Yo tengo uno que se llama Roberto (primo) él siempre está. Aparece siempre justo cuando yo estoy en momentos difíciles. Es raro pero es así.

Bello relato
Besos

Lujan Fraix dijo...

Perdón por repetir tanta palabra pero escribo rápido.

Mª Jesús Muñoz dijo...

Muy original y entrañable, María Rosa...Ese ángel le dejó un rayito de luz y esperanza en el cielo...Seguro que cambió su vida y a partir de ahí la vió diferente...Todos tenemos ángeles cercanos, que llegan de vez en cuando y nos animan a seguir adelante.
Mi felicitación y mi abrazo por esta preciosidad, amiga.

maría del rosario Alessandrini dijo...

Siempre tan original para tus hermosos cuentos que leo con mucho placer, eres muy especial, seguro que ese ángel te inspiro, me encanto María Rosa.
Abrazo

Maragarni dijo...

Hola María Rosa, disculpá que te escriba en este espacio pero no encontré tu dirección de mail para enviarte un mensaje privado. Si te interesa hacer un intercambio de enlaces o banners este es mi correo y me avisás:
mag88ja@gmail.com
Gracias!

José Manuel dijo...

Cuento lleno de originalidad con el sello tuyo muy personal. Me encanto.

Un abrazo

Magdeli Valdés dijo...

Las flores a veces sotestigo
hasta que se secan y se deshacen...
pero el recuerdo perdura.

La mujer de negro.

Mi amigo Pedro suele contarme  sucesos de su vida, que nunca sé si creerlos o tomarlos como las fantasías de un abogado muy imagina...